La Universidad del Peloponeso y el Instituto Cooperativo de Estudios Transnacionales (CITS) organizan conjuntamente la primera Conferencia Internacional del Movimiento de Solidaridad de Docentes, que se celebrará del 7 al 10 de julio de 2020. La conferencia pretende reunir a socios educativos en un solo lugar e investigadores académicos de diversos orígenes y en todo el mundo para discutir temas y estrategias que protegen el acceso a la educación pública de calidad y las condiciones de trabajo del personal educativo. Para obtener más información, lo invitamos a consultar el siguiente enlace: http://www.coop-its.org/1st-teachers-international-conference/

Por décadas maestros y estudiantes han estado resistiendo el ataque global a la educación intentando generar conciencia sobre temas que les afectan, e involucrándose en acciones colectivas que incluyen mítines, protestas, juicios, envío de cartas, campañas, o usando su voz en reuniones públicas, en los medios escritos, y en la radio y televisión, entre otros. En todo el mundo, el control corporativo del Estado, y las nuevas formas de gobernanza neoliberal que buscan convertir la educación en una empresa privada se han enfrentado a la disidencia y la movilización masiva de maestros, estudiantes y otras organizaciones sociales.

Maestros y estudiantes desde Oaxaca y Chile, hasta Grecia y España, e incluso en el corazón del Imperio, EE. UU. Han visto los resultados devastadores del neoliberalismo. A través de los cinco continentes, los maestros están participando en un movimiento de huelgas de proporciones internacionales sin precedente. Este mes, las huelgas de maestros se extendieron por los cinco continentes (London, E. 2019). En América Latina, la resistencia ha sido enorme: casi un millón de maestros se levantaron en toda la Argentina en una huelga de 72 horas que exigió aumentos masivos de salarios y el fin de los esfuerzos de privatización del gobierno del presidente Mauricio Macri. En Brasil, los funcionarios les están negando el pago a los docentes en huelga y amenazan con reemplazarlos con otros para robarles de los salarios y los derechos de pensión. En Colombia, los maestros luchan contra el gobierno de Iván Duque y su implementación del Plan Nacional de Desarrollo elaborado por el Fondo Monetario Internacional que recortará los fondos para la educación K-12, el transporte escolar, las enfermerías escolares y el cuidado de la salud al interior de las escuelas. Mientras tanto, las universidades colombianas con fines de lucro y privadas han proliferado como resultado de la financiación del Banco Mundial y el despojamiento de las instituciones públicas.

En África, la policía de Rabat, capital de Marruecos, ha utilizado cañones de agua para dispersar a miles de jóvenes maestros que protestan por mejores condiciones de trabajo, cantando "libertad, dignidad, justicia social” durante tres semanas consecutivas de huelga. En Malí, una huelga en curso ha “paralizado el sistema escolar” y amenaza con cancelar las clases para el año. En Kenia, más de 180,000 maestros han autorizado repetidamente la huelga nacional en el séptimo país más grande de África. En Costa de Marfil, decenas de miles de maestros de escuelas primarias y preescolares rechazaron una orden de regreso al trabajo por parte del sindicato y continuaron una poderosa huelga ahora en su séptima semana.

En Europa la resistencia es similar. Dentro de la Asociación de Maestros de Dublín, el 98% votó para autorizar una huelga si no se alcanza un acuerdo contractual que honre a los estudiantes de Dublín. En Polonia, según Gazeta Wyborcza, los maestros de todos los niveles educativos comenzarán una huelga de duración ilimitada a partir de abril. Como es el caso en muchos países, "Esto muestra que la lucha de los maestros por mejores condiciones de trabajo puede potencialmente convertirse en un catalizador para la lucha de toda la clase obrera en Polonia" (Kozlowski, 2019). Docentes en los Países Bajos, de dos sindicatos, que representan a maestros de escuelas primarias y secundarias y profesores universitarios, se unieron en una huelga el 15 de marzo de 2019. En la primera acción gremial conjunta de docentes en todos los niveles de grado, exigieron más fondos para toda el sector educativo. Más de 40,000 educadores de todo el país participaron en un mitin en La Haya. Más de la mitad de las escuelas primarias del país fueron cerradas.

En Estados Unidos, como observa Lois Weiner, “La victoria de los maestros de Los Ángeles y su sindicato, United Teachers de Los Angeles (UTLA), ha ganado en su lucha por un contrato con el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles (LAUSD). Esta victoria tiene el potencial de cambiar el mundo, así como El Sindicato de Maestros de Chicago lo hizo en su huelga histórica de 2012” (Weiner, 2019). Los maestros están demandando mejoras en sus salarios en Mississipi, Louisiana, Maine, Nevada, North Dakota, Arkansas, Delaware, Georgia and New Mexico (Phillips, 2019). En Ontario, Canadá, aproximadamente 100,000 estudiantes de escuelas primarias y secundarias abandonaron sus aulas en protesta contra los recientes recortes a la educación del gobierno provincial (O'Neil, 2019). El año 2014 y 2015, los maestros y los administrativos en Quebec, Canadá, lanzaron una campaña de resistencia que forzó al gobierno provincial  a retroceder en su propuesta de reducir el financiamiento a la educación y precarizar las condiciones laborales (Grenier and Jalette, 2016). Los tres sindicatos de maestros de la provincial, así como el personal administrativo de apoyo, se han involucrado desde este evento en una campaña para promover una visión alternativa de la educación.

Como explican Compton y Weiner (2008), “los sindicatos de docentes están lidiando con la creciente privatización de los servicios educativos, la introducción de medidas de gestión de negocios como el ‘control de calidad’ en la educación, y el requisito de que la educación produzca el tipo de fuerza laboral mínimamente capacitada y flexible que las corporaciones requieren para maximizar sus ganancias.” Al hacerlo, los maestros luchan por el alma de la educación y la prosperidad futura de la sociedad. De hecho, los sindicatos funcionan como una forma de capital social, proporcionando una red de recursos que permite a los docentes protegerse de formas abiertas de explotación. Como dice Paulo Freire (2011), “el futuro no se ve como algo inexorable sino como algo que construyen personas comprometidas en la vida, en la historia. Es el conocimiento que ve la historia como una posibilidad y no como algo ya determinado. El mundo no está terminado. Siempre está en el proceso de llegar a ser."

Tanto en los países económicamente avanzados como en los empobrecidos, los docentes luchan por la misma causa: la defensa de la educación pública. Los maestros de todo el mundo se enfrentan a los mismos enemigos que se quieren apropiar de la educación mediante recortes y privatizaciones. Dado que el ataque es global, debe ser abordado internacionalmente por los maestros y las familias afectadas por el ataque. Como Freire también notó: "El desafío que enfrentamos ahora es encontrar maneras de imaginar posibilidades para escapar de la fuerza fatalista y restrictiva sobre nosotros, al tiempo que aceptamos que hay un deber, por ejemplo, nunca, bajo ninguna circunstancia, aceptar o alentar posiciones fatalistas.”

Es en este contexto donde la Universidad del Peloponeso y el Instituto Cooperativo de Estudios Transnacionales (CITS) están organizando la Primera Conferencia Internacional de Solidaridad de Maestros para reunir a educadores y trabajadores de todo el espectro de la educación en todo el mundo. Los maestros de educación primaria y secundaria y sus sindicatos, profesores de educación superior y adjuntos, personal y profesionales no docentes, y los sindicatos de padres están invitados a intercambiar experiencias de sus países para consolidar la solidaridad en su lucha por defender la educación pública en todo el mundo.

Translation by Christian Bracho.

The conference call can be found  in and .